Veréis, vivir en pareja supone un compromiso, una convivencia. Se trata de un espacio afectivo compartido, en definitiva, lo que llamamos, tener una relación. En ocasiones surgen dificultades para mantener esta conexión. A diferencia de la terapia individual, los conflictos de pareja no suelen ser trastornos psicológicos, sino que el núcleo del problema se encuentra en las dificultades para mantener la propia relación, por ejemplo; problemas de comunicación, distintos valores, discusiones, malestar en la convivencia, la rutina, la falta de sexo, infidelidades, étc

La terapia de pareja ha ganado adeptos en los últimos años, demostrándose que 3 de cada 4 parejas que han recurrido a ella, han obtenido resultados positivos en sus relaciones.

Para iniciaros, los cuatro pilares o cuatro C indispensables para la duración y éxito en una pareja son:

COMUNICACIÓN: Es la madre de las C. A veces la evadimos porque también es frecuente una vía de desacuerdos, debates y discusiones. Pero el silencio, lejos de evitar conflictos, los agrava y produce un distanciamiento en la pareja. La base del éxito es expresar abiertamente nuestras opiniones y gustos, respetando siempre la opinión del otro. No podemos pretender que los demás piensen o actúen como nosotros queremos. Por eso tenemos también que saber escuchar y empatizar con nuestra pareja, intentando crear pactos y acuerdos cuando surja un conflicto, desde el respeto y la comprensión mutua.

CREATIVIDAD: Es una capacidad importantísima en los seres humanos, que nos permite usar la imaginación para hacer las cosas de manera diferente y divertida, evitando la rutina. Será la chispa que impulse la relación, que la mantenga viva. La monotonía poco a poco nos lleva a la decadencia en nuestras relaciones. No se trata de hacer grandes cambios, ni de innovar constantemente, pero sí se puede intentar hacer lo mismo de forma distinta. Sucede con los niños, el rechazo ante un plato aburrido de verdura. Recordáis cuando niñas, siempre igual, el mismo sabor y aspecto, el mero hecho de ver el plato de verdura nos producía rechazo. Pero un día, se condimenta de forma distinta, se emplata en modo carita sonriente y lo vemos de otra manera, mucho más atractivo.

COMPLICIDAD: La complicidad es una parte esencial en muchas de nuestras relaciones personales, no solo con nuestra pareja. Entenderse con un simple gesto, una mirada o una caricia es lo que convierte a una persona en parte fundamental en nuestras vidas. Aceptarse como somos, con nuestros puntos débiles y fortalezas para emplear este conocimiento en beneficio de nuestras relaciones. Pero cuidado, no hay que descubrirlo todo, es bueno preservar un poco de intimidad para mantener la magia y que cada persona sea dueña de sí misma.

CONFIANZA: La confianza en una pareja es imprescindible, ya que si no existe la relación no tiene futuro. Hay que alimentarla y mantenerla, porque una vez que se ha perdido es difícil de recuperar, aunque no imposible. Una buena confianza nos da la seguridad necesaria para disfrutar de la relación, y sin ella, el miedo a perder al otro o los celos pueden convertirse en los sentimientos predominantes, haciéndonos vivir en constante tensión. Reflejamos nuestras propias inseguridades proyectándolas en nuestra vida, día a día, por eso hay que confiar en el otro, ofrecerle libertad y disponer también de la tuya propia.

Todos necesitamos nuestro espacio individual para poder construir después un espacio común.

Como os imagináis, si alguna de estas cuatro C falla, la relación se tambalea. Por eso es necesario que desde el primer momento que lo detectemos, se acuda a un especialista que nos ayude a volver al equilibrio.

Mi experiencia como coach sexual nos indica que se obtienen mejores resultados cuanto antes se empiece a trabajar, y aún mejores si además se hace de una forma diferente y entretenida. Nuestras parejas no vienen a tratar un problema sino a realizar una actividad divertida para mejorar su relación. ¡Probadlo!.

¡Feliz San Valentín!.


_Sugerencia

La serie que os proponemos es, Una Familia UnidaBonusfiljmen. Una serie tragicómica sueca, donde una pareja  que acaba de empezar, sus ex y sus hijos, se enfrentan a los desafíos emocionales y las complicaciones de la vida familiar. El drama familiar gira en torno a Lisa y Patrick, personas separadas que comienzan a vivir una nueva historia juntos. La pareja convive así con los hijos de cada uno: un niño travieso y ruidoso de 10 años llamado Eddie, completamente lo contrario al educado y tranquilo Patrick, y además, Bianca, la adolescente de la familia. Dentro de la escena aparecen además la ex mujer de Patrick, Katja, que trabaja como arquitecta, y el ex marido de Lisa, Martin, dependiente de una tienda. La ficción sigue así; la toxicidad de las pasadas relaciones y cómo afecta a los niños, en esta nueva etapa que comienzan. Los protagonistas, aparecen arropados por dos terapeutas que se convierten en guías indispensables del nuevo rumbo familiar.


Carol Armero_ Sexología.

* Los contenidos de autores y autoras invitadas, previamente han sido presentados al equipo de dirección y revisados. Cualquier duda, aclaración, mejora, etc, podrás consultarla con la autora o autor a través de nuestro correo electrónico hola@lasacralite.com, interactuando con comentarios a través de nuestras RRSS o por este medio, en mensajes privados. Gracias por participar y poner en valor la vida de las mujeres reales, Sacrálidas y modelos a seguir.