Amigas Sacrálidas, nos ponemos en marcha tras las festividades y un mes de enero casi finalizando.

Alegría de comenzar 2019 como nuevo ciclo de renovación, asunto que tratamos en nuestro artículo de diciembre.  Mi compromiso fue el de acompañarlas durante el año con un esplendido abanico de combinaciones sabrosas, por ello, allá vamos.

En el hemisferio norte, si el invierno se torna muy duro, convendrá flexibilizar nuestras ingestas y no dinamitar nuestra autoestima con “dietas de enero”, que nos cansan, nos desmotivan y sin dudas nos sumergen en un mar de dudas, más aún cuando sumamos la inagotable  información que obtenemos de internet, en muchas ocasiones contradictoria y sesgada.

En el hemisferio sur, es verano, una estación que anima. La buena temperatura, permite ir más ligeras de ropa, más cómodas. Apetece  mucho líquido durante el día y optar por  nuestras aliadas: las ensaladas.

Hoy compartiré con ustedes una receta muy fácil, nutritiva, con alto contenido en proteínas y apta para ambos hemisferios.

PESCADO ESTOFADO

Ingredientes

  1. Tres lomos de brótola* u otro pescado.
  2. Limón
  3. Zanahoria
  4. Perejil/ Cilantro
  5. Tomillo/ Romero
  6. Pimientos morrones (Ajíes)
  7. Ajo
  8. Queso magro*
  9. Salsa de tomate

Manos a la obra

  1. Sazonamos los filetes de pescado con sal,  limón  y especias, de las recomendadas a vuestro gusto.
  2. Cortamos en bastoncitos finitos el  queso magro.
  3. Cortamos en láminas las zanahorias, los pimientos morrones, las cebollas y el ajo.
  4. Envolvemos un barrita de queso en los lomos de pescado y ajustamos con palillos.
  5. Sobre un salteado de cebolla, agregamos los pimientos morrones y la salsa de tomate. Reducimos un poquito.
  6. Por último, colocamos los ‘arrolladitos’ de pescado anteriormente preparados y agregamos un poco de agua.

¡Et voilá!, listo para servir, una receta fácil, sabrosa y equilibrada.

El recetario de tuplandetox implica compartir. No obstante el fin más importante es equilibrar las dos facetas protagonistas en nuestra rutina alimentaria; la nutricional y la emocional. La descoordinación de las anteriores, en ocasiones explica nuestro fracaso con las dietas. Los planes o al menos las sugerencias que te propongo son para  mejorar nuestra relación con la comida, sobre todo con la nevera, que siempre está tentando, esperando nuestra debilidad.

Comenzamos 2019, sin claudicar al llamamiento feroz de una ‘nevera señuelo’. Comenzamos con el convencimiento de disfrutar de la comida en su expresión más saludable.


_ notas a pie de página.

* La Brótola, es un pescado blanco y como tal, apenas tiene grasa. Sus minerales y vitaminas nos permiten estar bien nutridos y que todas las funciones del organismo se realicen correctamente.

* Queso magro. Los quesos que se consideran magros (poco grasos) rondan los valores de 25% de grasa aproximadamente por cada 100 g de queso, lo que significa que del trozo de queso que nos vamos a comer, aunque sea magro, aproximadamente un cuarto de lo que vemos es grasa.


Viky Costa_Alimentación y cocina saludable.

* Los contenidos de autores y autoras invitadas, previamente han sido presentados al equipo de dirección y revisados. Cualquier duda, aclaración, mejora, etc, podrás consultarla con la autora o autor a través de nuestro correo electrónico hola@lasacralite.com, interactuando con comentarios a través de nuestras RRSS o por este medio, en mensajes privados. Gracias por participar y poner en valor la vida de las mujeres reales, Sacrálidas y modelos a seguir.