Cuantas veces oíste consejos tales como: no salgas de casa sin tu desayuno con cereales, elimina todas las grasas de tu mesa, haz  colaciones* cada tres horas; afíliate a la dieta proteica, o a la mediterránea, o la del experto o experta con mayor difusión en la redes…..qué locura!. Estamos inmersas en un mar de mensajes  contradictorios. Y si  a ésto le sumamos  nuestra propia relación con la comida  que a  veces  desemboca en actitudes reactivas  y no planificadas, entramos en un laberinto que no nos deja focalizar nuestro objetivo: alimentarnos equilibradamente y de forma apetecible, comiendo sin culpas y manteniendo un peso saludable.

Un primer paso, mujer Sacrálida, cuando comienzas TUPLANDETOX, es desacondicionarte de esos mensajes nutricionales errados o al menos contradictorios, centrados en las calorías, que desafortunadamente forman parte de nuestra cultura y hemos escuchado desde niños.

Pongamos por ejemplo, el consagrado refrán:

“Desayuna como un rey, almuerza como un príncipe, cena como un mendigo…”

Esta premisa privilegia el desayuno como comida principal y concentra en lo alimentos sugeridos; cereales, zumo de naranja, pan integral, frutas, queso y mermeladas, la mayor cantidad de carbohidratos y de benditas calorías. Con esta sentencia, dicha así sin mayor detalle metabólico estaríamos reduciendo la ansiedad, el apetito y se podría hasta perder peso.  En realidad esta es una de las verdades  a medias que me gustaría compartir contigo, para no crear falsas expectativas frente a los “desayunos reales” y a sus posibles méritos en el mantenimiento del peso saludable.

En primer lugar un desayuno saludable no tiene que ser ni  copioso, ni repleto de carbohidratos en sus versiones más adictivas: harinas, ni tampoco a tempranas horas de la mañana, cuando aún mantenemos el necesario ayuno nocturno, del cual hablaremos en otra edición.

El hábito de desayunar, como comida más importante del día, ha sido colocado en primera plana, por la industria de los alimentos y por las grandes superficies que ubican panificados y cereales en lugares estratégicos de sus  locales, para que compremos casi sin pensar.

Necesitas saber que si tu hábito es NO desayunar y te sientes plena y saludable, no lo cambies, porque tu organismo aprendió a funcionar sin el desayuno y si  lo haces de forma aleatoria el organismo recibe un mensaje contradictorio que  lo confunde.

Mantén tu rutina, sino tu cuerpo no sabrá qué  pensar y  comenzará a reservar grasa en el tejido adiposo, que es el principal almacén energético de nuestro cuerpo. La acción de reservar,  es un proceso de supervivencia de nuestro organismo, para hacer frente  posibles inaniciones,  y está comandada por una hormona clave en el metabolismo intermediario: la insulina.

Si por ejemplo, desayunamos un zumo de naranja exprimido (hecho en casa o industrial), estamos incorporando grandes  cantidades de carbohidratos simples (azúcares simples), que se digieren rápidamente  y elevan el nivel de glucosa en sangre.

¿Qué hace entonces, la comandante general de las hormonas, la insulina?  Responde a este aumento de glicemia  y da la orden a los tejidos: todos a captar glucosa de la sangre y a reservar y reservar!. Aumentando así, como consecuencia final, nuestro tejido adiposo (grasa abdominal por ejemplo) y por supuesto aumentando de peso.

Para equilibrar el consumo de carbohidratos en el desayuno, te sugiero combines carbohidratos  más complejos, como los cereales  integrales, o la avena, con proteínas y grasas saludables.

SI! atrévete  con  un desayuno sin alimentos azucarados y prueba con recetas de galletas de avena, huevos, espinacas, incluso suprema de pollo. 

Mira este fácil menú de desayuno, a partir de aquí a modo de guía tendrás muchas alternativas más:

> Batido frutal. Coloca en la licuadora: una naranja pelada, con semillas; una manzana pelada y media banana por ejemplo.

> Acompaña con una galleta de arroz y una mini ensalada con hojas de *espinacas baby, rúcula, almendras, tomatitos cherry, daditos de suprema de pollo a la plancha y aceite de oliva.

No restringas, ni te prives, pero eso sí,  combina de forma inteligente los macronutrientes: proteínas, carbohidratos y grasas, de manera que esta media verdad sobre el desayuno, se transforme en tu verdad plena para comenzar la jornada con energía.

Para tener planes equilibrados, con desayunos sabrosos  sin ser hiperglicémicos y así poder resolver juntas cualquier duda o inquietud que te surja, escríbeme a hola@lasacralite.com y resolvemos o contáctame a través de nuestras RRSS. No obstante, en un siguiente artículo, trataremos los panificados, los lácteos, el café y el té.


– Diccionario Nutricional –

*colacionesson los alimentos que se consumen entre las principales comidas del día (desayuno, comida y cena) y forman parte de una alimentación saludable.

*espinacas baby, se caracterizan por ser más pequeñas y más tiernas que las anteriores. No es más que la espinaca de hoja lisa que ha sido cosechada en forma temprana. Tiene un sabor más dulce y se vende en bolsas con sus tallos, que no necesitan ser removidos ya que son igual de tiernos.


 Viky Costa_Alimentación y cocina saludable.

* Los contenidos de autores y autoras invitadas, previamente han sido presentados al equipo de dirección y revisados. Cualquier duda, aclaración, mejora, etc, podrás consultarla con la autora o autor a través de nuestro correo electrónico hola@lasacralite.com, interactuando con comentarios a través de nuestras RRSS o por este medio, en mensajes privados. Gracias por participar y poner en valor la vida de las mujeres reales, Sacrálidas y modelos a seguir.