Cada vez que pronuncio estas palabras escucho un silencio a mí alrededor, seguido de una cara estupor y de la pregunta ¿por qué? , y después ¿no tienes miedo?

¿Miedo? ¿Miedo a que? o más bien ¿miedo de quien? .

A las mujeres nos educan para tener miedo, miedo principalmente del espacio público, de lo desconocido, nos enseñan a no correr riesgos, nos previenen para que no caminemos solas o para que no lo hagamos por la noche,  y mucho menos para que viajemos a miles de kilómetros.

Pero, ¿cuál es ese peligro al que nos podemos enfrentar las mujeres cuando viajamos solas que sea diferente del peligro que afronta un hombre al viajar solo? A simple vista no encuentro ninguna diferencia, pero si nos paramos a analizar esta pregunta observamos que la cuestión no es “que” sino “quien”. El principal peligro, el principal miedo es sufrir una agresión, pero planteo entonces una reflexión, si los espacios deben ser utilizados por mujeres y por hombres en armonía y en igualdad, porqué nuestra sociedad coarta la libertad de las mujeres en lugar de educar en los valores de la igualdad y enseñar  desde la infancia que los cuerpos de las mujeres no son objetos de disfrute y libre disposición y que no se debe agredir.

Tenemos que cambiar el enfoque, y es que realmente no podemos hablar de una sociedad igualitaria mientras que la mitad de la población tenga miedo, miedo de usar los espacios públicos, miedo de moverse con libertad.

Las mujeres debemos tener el derecho una verdadera libertad de circulación sin el temor a sufrir una agresión, y debemos tener el derecho a asumir riesgos, y a que no se nos culpabilice de todo aquello que nos ocurra por tal asunción.

Asumir riesgos nos hace crecer como personas, nos hace empoderarnos y ganar confianza, y este un derecho que debemos poder disfrutar todas y todos.

Viajar! Emprender! Arriesgar! en definitiva, Vivir!

Hermanas, no nos resignemos al espacio que se nos ha reservado, no permitamos que el miedo nos impida aprender y disfrutar. Salgamos a las calles y empecemos a disfrutar del espacio y de la libertad que nos pertenecen,  venzamos al miedo que pretende dejarnos encasilladas en los espacios privados y domésticos. Acabemos con ese  miedo que es usado como un arma para mantenernos sumisas.


_para reflexionar

Existen múltiples opciones para planificar un viaje en solitario. No obstante, nuestra recomendación es servirse de portales como www.abordodelmundo.com para guiarte en tu aventura. Una plataforma puesta en marcha por tres mujeres reales, Sacrálidas y modelos a seguir, Patricia, Silvia y Cristina, emprendedoras, creativas y por supuesto viajeras empedernidas.


Nerea Parra_Perspectiva de género e igualdad de oportunidades.

* Los contenidos de autores y autoras invitadas, previamente han sido presentados al equipo de dirección y revisados. Cualquier duda, aclaración, mejora, etc, podrás consultarla con la autora o autor a través de nuestro correo electrónico hola@lasacralite.com, interactuando con comentarios a través de nuestras RRSS o por este medio, en mensajes privados. Gracias por participar y poner en valor la vida de las mujeres reales, Sacrálidas y modelos a seguir.